Estás en: Inicio > Blog de viajes > Lugares del mundo > Mujeres viajeras
Lugares del mundo

Mujeres viajeras

Este post está dedicado a todas las mujeres viajeras y exploradoras que se atrevieron a seguir sus sueños. Comparten algo en común: su amor por el viaje y la aventura y su capacidad de comunicar sus conocimientos acerca de nuestro planeta.
 
 Vídeo: Mujeres Viajeras

 Jane Dieulafoy 

La francesa Jane Dieulafoy (1851-1916) protagonizó a principios de la década de los ochenta (s.XIX) catorce meses de aventuras y excavaciones arqueológicas en el Cáucaso, Ispahan, Chiraz y Mesopotamia. Lo hizo a caballo, vestida de hombre, con el pelo corto, ocultando su condición de mujer con sus botas de montar, un gorro colonial y la carabina automática que colgaba a su espalda junto a su cámara de fotos.Todo despertó su interés: la administración del imperio, el comercio en los bazares, el clima religioso, político y social, las fiestas populares, los trabajos en los campos, y la vida cotidiana de los lugares vetados a la mirada extranjera, siendo una de las primeras europeas en introducirse en la noche de los serrallos de Teherán o Chiraz y recoger las confidencias de sus mujeres.

 

 Annie Brassey

De nacionalidad británica, Annie Brassey (1839-1887) se pasó la mayor parte de sus últimos 10 años de vida en el mar, arrastrando a su familia (marido y 5 hijos) en sus aventuras viajeras. A lo largo de 1874 surcó el Mediterráneo y dos años después, ya a bordo de su propio barco, el “Sunbeam”, inició una travesía de un año alrededor del mundo, que le llevó a recorrer entre otros destinos Sudamérica, Japón, China, Singapur y Ceilán. Fruto de este viaje, publicó el libro:“ The Voyage in the Sunbeam, our Home on the Ocean for Eleven Months”, que obtuvo varias ediciones y fue traducido a 5 idiomas. En 1886, y por motivos de salud, se embarcó de nuevo en el que fue su último viaje en el Sunbean. Durante la travesía murió de malaria y sus restos fueron lanzados al mar.

 

 Amelia Earhart

Amelia Earhart fue la primera mujer que atravesó el Atlántico en avión: inicialmente en 1928 como pasajera y cuatro años más tarde, volando sola. En cada ocasión se la recibió con admiración tanto en su nativa América como en Europa, saliendo en todas las revistas de moda de la época, como un símbolo de la nueva mujer independiente. Financió su pasión por la aviación trabajando como operadora telefónica, administrativa y subordinando su vida a volar.

La lista de records de Amelia forma parte de la historia de la aviación, e incluye los primeros vuelos de Hawai a California, de California a México y el record de velocidad transcontinental desde América. En 1937, planeó circular la tierra en una Lockheed Electra, utilizando el avión como un laboratorio volante para probar los efectos biológicos y mecánicos de un vuelo de larga duración. Todo fue bien hasta que el 2 de julio, mientras sobrevolaba el Pacífico, el avión y sus ocupantes desaparecieron. Tras muchas especulaciones, nadie ha podido probar hasta ahora lo que le sucedió a Amelia Earhart. Pero sea como fuera que terminara su vida, la carrera de Amelia como primera generación de mujeres voladoras, fue única en su género y engrosó su propia opinión de que la mujer 'debe intentar hacer las mismas cosas que el hombre. "Cuando fallen, su fallo debe ser un reto para otras".

 

 Constance Cumming

Constance Cumming (1837-1924) fue una de las grandes Trotamundos del siglo XIX y la encarnación del viajero despreocupado. Viajó por el puro placer de cambiar de escenario, siempre acompañada de un caballete y unos pinceles (fue autora de más de 1000 obras realizadas durante sus viajes). Esta escocesa realizó su primer viaje a los 31 años tras recibir una invitación para visitar a una amiga en la India. Pasó allí dos largos años y luego siguieron Ceilán, las Fidji, Tahití, Hawai y Samoa en un navío de guerra francés. Dejó un recuerdo de sus aventuras en diversos libros.

 

 Marianne North

Como otras viajeras de la época victoriana, Marianne (1839-1890) no comenzó a viajar en serio hasta que sus responsabilidades domésticas se lo permitieron. Al fallecer su madre en 1855, se convirtió en el ama de llaves y acompañante de su padre, en sus vacaciones por Tierra Santa, perfeccionando allí su habilidad por el dibujo.Tras el fallecimiento de su padre, contando con cuarenta años y animada por sus amigos científicos Charles Darwin y Joseph Hooker, Marianne comenzó su vida de viajes, dibujando acuarelas de plantas tropicales de todo el mundo. Los quince años siguientes los pasó viajando alrededor del mundo con su paleta de pinturas y una sombrilla, con cortas estancias en Londres entre viaje y viaje. Viajó alrededor del mundo dos veces, en distintas direcciones y visitó repetidamente cada continente. Sus lugares favoritos para pintar fueron Borneo, Ceylan, Jamaica y las islas Seychelles.

 

 Isabella Bird

Isabella Bird (1831-1904) es la viajera de la época victoriana por excelencia. No comenzó a viajar hasta que alcanzo los cuarenta años de edad, tras fallecer sus padres, de los que se había tenido que hacer cargo. Hasta entonces, Isabella sufría de depresiones, insomnio y tenía problemas con su espina dorsal. Un doctor le prescribió que viajara para curar sus males, y ella se convirtió en adicta a viajar. Durante su carrera itinerante, Isabella visitó y escribió acerca de numerosos países por todo el mundo. Como reconocimiento a su espíritu viajero, se le concedió el honor de ser la primera mujer invitada a una reunión de la Royal Geographical Society en 1892. Al año siguiente, en 1893, se convirtió en la primera mujer elegida como Fellow de la Royal Geographical Society, un gran honor. Isabella continuó viajando hasta que falleció a los setenta y tres años.

 

Por: Mónica Gomila.

Viatges Magon Team. 

  

Fuentes:  www.mujeresviajeras.com  - www.trotamundas.com 

Encuentra ofertas de vuelos
Adultos