Viajeros de casa

Escocia Maravillosa, Experiencia Inolvidable. Por José Barber Allés y Juan J. Quetglas

Así lo han expresado dos de nuestros más selectos clientes, que con la voluntad de compartir su experiencia para con Viatges Magon, lo único que nos queda es agradecerles su confianza, y transmitir el orgullo que se siente al proveer de tanta satisfacción a todo tipo de viajeros. El viaje de Escocia es un ejemplo más del tipo de viaje Magon+ diseñados para viajar con guía acompañante y poder así garantizar una experiencia inolvidablemente exitosa. Os dejamos con los fantásticos testimonios de nuestros estimados José Barber Allés y Juan J. Quetglas.

 

"Apreciado lector, tu que me conoces perfectamente, sabrás que siempre me he apoyado en los profesionales de cualquier sector, por supuesto después haber comprobado la experiencia del mismo, que no te hayan defraudado con la toma de decisiones, me refiero a los de los sectores en general como el bancario, electricidad, carpintería, construcción, etcétera y como no con las agencias de viajes.

A principios de este mes de Julio, concretamente el día primero, salimos rumbo a Escocia. Nos habíamos apuntado hacía varias semanas en Viatges Magón, excursión organizada por ellos, cuyo titular era atractivo, «Maravillas de Escocia».


DE TODO EL PROGRAMA para mí lo más esencial era estar enterado del día y la hora de encuentro en el aeropuerto, ya que del resto o sea el contenido, la documentada era mi esposa. Qué mejor garantía de éxito de la mano de Biel Pons Cardona, directorgerente de Viatges Magón y todo su equipo.

Hemos visitado durante una semana, por cierto con una temperatura fresca verdaderamente agradable, la ciudad de Edimburgo, que entre otras cosas, recorrimos el tour nocturno de los fantasmas, por supuesto varios cementerios; vatuadell cent llamps, en ninguna lápida pude encontrar un antepasado mío, supongo que el apellido Barber, es de origen inglés, no escocés.

 

ESTUVIMOS EN ST. ANDREWS, las Tierras Altas, Inverness, las destilerías de Tomatin, donde degustamos la bebida más famosa de Escocia, menos mal que la cantidad es solamente para probarlo, ya que a las 10 de la mañana es un poco temprano para el whisky; visitamos Fort George, que es la fortificación más impresionante del Reino Unido, por cierto en perfecto estado de conservación, claro, aún están los militares acuartelados; el Lago Ness, no vimos al famoso monstruo, pero si la preciosa cascada de agua; Isla de Skye, el Fort William, donde pudimos contemplar el viaducto del famoso tren de Harry Potter; visitamos las Tierras Altas, el Lago Lomond, una verdadera maravilla de lago. Como punto final la ciudad de Glasgow, la ciudad de Stirling y su castillo, el Parque Nacional de Trossachs y el lago Katrine, una de las joyas del parque.

Diecisiete personas han convivido durante una semana como turistas, el viaje ha sido un éxito, no todos éramos amigos, pero hemos terminado enriqueciendo nuestras relaciones personales; el comentario general ha sido, un sobresaliente en organización gracias a Biel Pons; el guía Javi, por cierto catalán, una enciclopedia viviente en cuanto a conocimiento de Escocia y Bea, esta madrileña, una profesional conductora del bus, con experiencia y habilidades al volante."

José Barber Allés

 

"El viajar, como el leer y otras actividades, te proporcionan nuevos y renovados conocimientos, sobre todo si conservas el espíritu abierto.

De Escocia, un viaje que complementó el que junto a mi esposa realicé el pasado año, me ha deparado unas muy agradables impresiones; para mí es un país para visitar porque ofrece muchos y atractivos alicientes positivos.

«Como un buen whisky de malta -escribe Neil Wilson, autor de la guía Lonely Planet- Escocia es una mezcla de extraordinarios paisajes y ciudades cosmopolitas, de aire con sabor a sal y a turba, siglos de historia y aventuras al aire libre».

Pero además posee un factor esencial que permite «sumergirte en el verde». El agua de la que la nutren sus lagos como el Lomond o el Ness lo cual hace que las laderas de sus montes y sus zonas boscosas de maderas nobles la conviertan en un canto a la naturaleza.

En este apartado incluiré el bosque del Hermitage y las bellas cascadas de Black Linn. Señalaré, como detalle, que hace unos años uno de aquellos maravillosos árboles, que consideraban el más alto y longevo, tuvo que ser talado, medía cerca de 50 metros.

Si todo el viaje, organizado por Viatges Magon, ha resultado interesante, desde la visita a Edimburgo, su capital, hasta la visita al parque Nacional de los Trossachs, pasando por el paso del Duque y el lago Katrine, cada uno de los expedicionarios tiene sus preferencias, para mí St. Andrews constituye una de las referencias esenciales. Uno de los puntos de interés no solo por ser la cuna del golf sino también por ser la localidad de la Universidad de Fife.

Dicen que jugar en la cuna del golf no es una mera cuestión de nostalgia, es algo más, es una experiencia única en la que la belleza del paisaje y el buen ambiente están garantizados.

LA ISLA DE SKYE se lleva la palma en lo que al valor paisajístico de Escocía se refiere. Belleza, tranquilidad que los escarpados montes Cuillin, o las curiosas formas del Old Men of Storr custodian. Desafortunadamente no pudimos degustar de las famadas marisquerías. Además, tras llegar a la isla por carretera, regresamos en el ferry que nos llevó a Mallaig, del área de Glenfinnan.

El canal de Caledonia, con una longitud de 94,4 kms. desde Corpach hasta Inverness, con sus 29 esclusas, 4 acueductos y 20 puentes es otro punto fuerte, en su día (1822) favoreció la navegación a vela, hoy sigue ejerciendo su función y aunque la forma de navegar no es la misma que en aquellos años. Es el reflejo de una obra bien planificada y mejor ejecutada.

Un viaje a Escocia no se entiende sin visitar sus castillos. Fortalezas de piedra que se vislumbran entre la niebla, castillos majestuosos que dominan las ciudades históricas, como el de Edimburgo que destaca por sus festivales. Escocia está repleta de castillos que reflejan su turbulento pasado, la mayoría de ellos tienen historias de conspiración, de intriga, cautiverios y tradiciones.

Toda Escocia es un canto a la vida, a la naturaleza, porque emana belleza enmarcado en una atmósfera de sencillez y calidez. Puede que una visita de una semana sea relativamente un tiempo corto, pero si se aprovecha, siete días dan para mucho, sobre todo si la programación se lleva a afecto con la máxima precisión.

Edimburgo, St. Andrews, las Tierras Altas, Inverness, el lago Ness, con la leyenda de su monstruo, la isla de Skye. El lago Lomund, Glasgow la ciudad más grande de Escocia, atrevida y contemporánea, es un lugar casi perfecto, con su museo de Arte Moderno y los pubs, según cuenta, más auténticos de Gran Bretaña. Todo lo expuesto y mucho más es Escocía, sin olvidar el Fort George en Ardersier, una perfecta fortaleza que ha sabido conjugar el turismo y la presencia activa de tropa. Es otra muestra de que los escoceses han sabido conjugar diversas actividades para que una sea el complemento de la otra.

Posiblemente aquí, en Menorca, carecemos de esta virtud, la de conjugar, como también la de ofrecer un panorama exquisitamente cuidado, limpio, capaz de superar el reto de convertirse en reserva talayotica.

Y ya como apunte final, un nuevo cum laude para Viatges Magon."

Juan J. Quetglas

 

Encuentra ofertas de vuelos
Adultos