Viajeros de casa

“De escapada de verano a Ámsterdam con mi sobrina. Inmejorable.”

Nuestra compañera Sandra Previ de la oficina de Sant Lluís decidió escaparse un fin de semana (de Jueves a Domingo) a la capital holandesa. Podríamos decir que Sandra es una viajera con experiencia, le gusta conocer lugares de todo el mundo y asegura que estaría viajando todos los días del año. 

En esta ocasión decidió irse muy bien acompañada con su sobrina, con la que se encontraron directamente en la capital holandesa. "Ámsterdam era perfecta, todo el mundo decía que era preciosa, que había mucha gente joven y que nos gustaría seguro. Además, estaba a mitad de camino, mi sobrina vive en Irlanda y yo buscaba algo para poder ir con vuelo directo."

Nuestras Ofertas de verano fueron su mejor opción, éstas incluyen avión directo, hotel y tasas, échales un vistazo en bit.ly/2sH4PVs

La capital holandesa anima a conocer sus canales y puentes, su arquitectura típica de los s. XVI y XVII que no dejan indiferente a ningún visitante. Poder visitar las principales obras de Rembrandt o Van Gogh es todo un privilegio que no puedes dejar pasar. Déjate impactar por sus edificios, el arte, sus extensos canales y numerosos puentes, todo en tan pequeña superficie. Está considerada como una de las ciudades más bellas y románticas de Europa.

Una ciudad abierta y tolerante, combina una sólida cultura con gentes de hábitos sencillos. Aquí todo esta cerca y el medio de transporte preferido por los locales, es la bicicleta. Recomendamos un paseo navegando por los mágicos canales para descubrir, los secretos de la ciudad que hizo del agua un recurso valioso.

“La vitalidad de la ciudad se palpaba al ver las terrazas a rebosar de gente disfrutando de las preciosas callejuelas y canales, y por supuesto, de la deliciosa cerveza belga. 

Afortunadamente la comunicación no es un problema, puesto que la mayoría de los holandeses habla con fluidez el inglés y siempre te encuentras con alguien que habla español. 

Estuvimos en un hotel céntrico, cerca de la zona de compras y muy bien comunicado. Nos desplazamos perfectamente mediante el tranvía y andando. La OV-chipkaart, que cuesta 7,50 y es recargable y se paga en función de la distancia recorrida, es muy práctica para días largos y movidos. 

Decidimos apuntarnos a las visitas y excursiones guiadas. Cuando estás unos días, apetece que te muestren curiosidades y los lugares más emblemáticos de la ciudad. La primera fue la panorámica, un tour de 2,5 h por la ciudad en castellano. Te permite situarte en la ciudad, ver lo imprescindible y no preocuparte de nada. Algo que nos llamó mucho la atención fue lo importante que es para los locales el Barrio Rojo, además de lo grandioso que es. Mientras paseábamos nos encandilaron las casas-barco de diseño, las estrechitas casas inclinadas con polea y grandes ventanales.

Curiosidades de Ámsterdam: 

1. La impactante imagen de las casas estrechas, es la consecuencia de la implantación de impuestos a la vivienda en función de la anchura de éstas en el s.XVIII.

2. Las casas están inclinadas por practicidad a la hora de subir muebles, con la ayuda de un gancho y una polea, y por razones meteorológicas. Si las casas no estuvieran mínimamente inclinadas los muebles podrían golpearse contra las paredes o las ventanas.

 

La segunda excursión duró algo más y la verdad es que es muy recomendable. El centro de Ámsterdam es precioso, y nos alucinó la cantidad de bicicletas que transitan por todos lados, teniendo prioridad, incluso, sobre los peatones. Pero la verdad, es que la Excursión a Volendam + Marken + Molinos de viento nos permitió dejar atrás la multicultural y movida ciudad para adentrarnos en la campiña holandesa. Visitamos molinos de viento centenarios y preciosos pueblos de pescadores, donde tuvimos la oportunidad de ver como se hacen los típicos zuecos e incluso el delicioso y conocidísimo queso. De camino a Volendam podíamos admirar los coloridos y extensos campos. Una vez en el pequeño pueblo pudimos trasladarnos a tiempos pasados al visitar antiguos astilleros y trajes tradicionales. 

Por la tarde decidimos ir a visitar el Museo Nuestro Señor en el Ático, ya que es considerado uno de los más preciados en Ámsterdam por su historia y su ambiente únicos. Se trata de una casa burguesa que contiene un ático transformado en iglesia. Eso es debido a que, en 1663 los católicos perdieron su derecho a comulgar y obrar, y como respuesta y de forma clandestina se usaron los áticos de las casas como capillas.

La excursión que escogimos para el siguiente día fue la que nos llevó a pasear por los canales, deslumbrarnos con el Museo Van Gogh y endulzarnos con la vista al Mercado de las flores. Además, pudimos pasear por Waterloo, repleto de antigüedades y utensilios de segunda mano. 

Lo más improvisado que hicimos fue pasar un buen rato en el Icebar, un bar hecho a base de toneladas de hielo natural. Todo está esculpido en hielo. Una experiencia curiosa y refrescante.

Gracias a las escapadas de verano con vuelo directo a magníficos destinos como fue Ámsterdam, pude pasar momentos inolvidables con mi sobrina. Una experiencia inmejorable a la que volvería a apuntarme sin pensármelo dos veces. 


Por: Sandra Previ
Viatges Magon Team

Encuentra ofertas de vuelos
Adultos