Viajeros de casa

Circuito por el Norte: Descubriendo Cantabria Infinita con Pili

Nuestra compañera Pili de nuestra oficina Central en Maó decidió hacer un circuito por Cantabria el pasado Mayo, y es de ahí de dónde hemos sacado las ideas para el próximo Circuito Magon + con salida el 1 de Octubre http://bit.ly/2uBVr3M. Os dejamos con el relato de su viaje: 

“Había estado muchas veces en el Norte de España, pero esta fue mi primera vez en Cantabria. En Mayo decidimos escaparnos unos días y hacer un circuito que nos permitiera visitar muchos de sus maravillosos rincones. Hay ciudades preciosas, pero después de este viaje puedo decir, sin duda alguna que, el título de rey del Norte se lo lleva Santander. La capital era el inicio de nuestro particular circuito; una ciudad costera envuelta de vegetación, con un fantástico paseo marítimo y mucha historia. En La Plaza Porticada, o antiguamente conocida como la “plaza mayor de la música”, es el lugar de encuentro de los santanderinos, perfecto para tomarse algo y reponer fuerzas después de haber visitado el muy cercano Ayuntamiento, el edificio de correos, la catedral y la iglesia del Santísimo Cristo. Nuestra última visita en Santander y no menos importante, el Palacio de la Magdalena, situado en lo más alto de la Península del mismo nombre, una visita obligada por ser el edificio más simbólico de la ciudad, un claro ejemplo de la arquitectura civil del norte de España, y espectacular; su visita de poco más de 1,30 h dio para ver sus parques, focas y pingüinos, y disfrutar de un muy agradable paseo.

 

Lo que hicimos fue seguir la costa, parándonos en los lugares más emblemáticos de una Cantabria Infinita. Nuestra siguiente parada era Castro Urdiales, un pueblo de origen medieval, con una preciosa iglesia, la de Santa María de la Asunción, un Palacete Castillo-observatorio y los magníficos Jardines de los Ocahran. Lo imprescindible, las ruinas de la torre medieval de los Templarios y el Castillo de Santa Ana con su imponente faro, por su simbolismo histórico y su belleza paisajística. Antes de continuar con nuestro recorrido aprovechamos para seguir las tradiciones cántabras, y pasamos por Santoña a comprar sus exquisitas anchoas.

La típica y deliciosa mariscada la hicimos en el precioso pueblo pesquero, Suances, a tan solo 7 km de Santillana de Mar, y parada indispensable antes de llegar a la inigualable Comillas.

 

Santillana de Mar, un pasaje directo a la Edad Media con sus innumerables edificios nobles y blasones, nos brindó edificios muy bonitos y comidas sabrosas en uno de los restaurantes del casco histórico.

 
Turismo Cantabria ya la describe como una Noble y aristocrática villa asentada sobre suaves colinas que prestan abrigo a su preciosa playa y su recogido puerto, no cabe lugar a dudas, Comillas fue lo más bonito que he visto nunca. Con palacios de ensueño, una atmósfera única y preciosa, y unos paisajes envidiables, lugar de obligada visita en Cantabria. También de importante mención a la visita del Capricho de Gaudí, una villa modernista con un encanto muy especial.

De camino a San Vicente de la Barquera nos paramos a contemplar un lugar de referencia mundial para la , Las Cueva de El Soplao, una visita a través de galerías de una maravilla geológica a bordo de un tren minero.

Nuestra última parada fue el puerto pesquero más importante de la costa occidental cántabra, San Vicente de la Barquera, entrañable y muy bonito .

 

En general un viaje y una experiencia maravillosos. Lo único que nos faltó, y por falta de tiempo, fue visitar Picos de Europa- Potes y el importantísimo Monasterio de Santo Toribio de Liébana, lugar donde se conserva el trozo más grande de la Cruz de Cristo y al que es muy recomendable ir este mismo año por ser Año Jubilar Lebaniego." 

Encuentra ofertas de vuelos
Adultos