Estás en: Inicio > Blog de viajes > Lugares del mundo > Andorra, todo un mundo en un pequeño país.
Lugares del mundo

Andorra, todo un mundo en un pequeño país.

En el corazón de los Pirineos y con una superficie de 468 kilómetros cuadrados, el Principado de Andorra es el estado más pequeño y más alto de Europa, con una altitud media de 1.996 metros sobre el nivel del mar. Su situación y su montañoso relieve, con nada menos que 65 cumbres, lo convierten en un destino ideal para practicar deportes de invierno. Pero Andorra no se limita a nieve y montañas, sino que ofrece otras facetas que merece la pena conocer. Destacamos algunas de ellas.
 
 
  

Naturlandia, diversión asegurada.

Un lugar para visitar en familia, es el parque temático Naturlandia. Situado a 2000 metros de altitud en Sant Julià de Lòria, en Andorra y rodeado de fantásticos paisajes, ofrece la posibilidad de realizar diversas actividades, como paseos por el bosque con raquetas de nieve, montar en Quads o motos de nieve con las que se recorren rutas naturales y caminos de montaña. Los toboganes de nieve, el Aula de Naturaleza, los paseos en poni, los paseos en trineo tirados por perros, entre otras actividades, harán las delicias de los más pequeños. Pero la actividad que seduce a niños y adultos, es el descenso en el Tobotronc, el tobogán más grande del mundo que, en mitad del bosque de la Rabassa y con unas vistas espectaculares, recorre 5.300 metros con un desnivel de 400 metros.

 
 

Centro Termolúdico de Caldea

Prepárate para los sentidos: un lugar perfecto para hacer desaparecer el cansancio tras una jornada de Ski y  "evaporar" los problemas de la vida cotidiana, gracias a sus aguas termales, ricas en azufre, sodio y minerales. Su concepto es el “termoludismo”, que en palabras del equipo de Caldea “es la utilización de las propiedades y los beneficios del agua termal para descansar, recuperar la vitalidad y el bienestar. El agua a distintas temperaturas procura una verdadera gimnasia tonificante para el cuerpo y las aguas termales ayudan al reequilibrio psíquico”. Así que, si estás en Andorra y quieres relajarte, es parada obligatoria.

Si quieres más información, te invitamos a consultar la página oficial de Caldea.

 

La Andorra Románica

 Vale la pena hacer un viaje al pasado, para descubrir el arte románico que se esconde en cada rincón de Andorra. No deja de sorprender el Património Cultural del Principado y que cuente con 40 iglesias románicas, entre las que destacan Sant Joan de Caselles, Sant Romà de les Bons, San Martí de la Cortinada, Sant Climent de Pal, Santa Coloma, Sant Cerni de Nagol o Sant Miquel d'Engolasters. Su visita desvela las historias, tradiciones y misterios que rodeaban a las poblaciones y a sus habitantes, y nos sumerge en el día a día de la sociedad andorrana medieval.

Sugerencia: Una buena manera de descubrir el románico de la zona, es coger el Bus Turístico de Andorra. Ofrece itinerarios de medio día de duración, que llevan a las iglesias y capillas románicas más características del Principado, siempre acompañados de un guía turístico local.

 

El país de las compras

Aunque ya no es lo que era, Andorra es famosa por ofrecer la posibilidad de hacer buenas compras de productos libres de impuestos. Las ciudades de Andorra la Vella, pero también Escaldes de Engordany y Pas de la Casa, son las que reúnen la mayor concentración de tiendas. En concreto, en Andorra la Vella, aconsejamos recorrer la calle Meritxell, una de las más comerciales del Principado. En general, y dado que el IVA es prácticamente inexistente en Andorra, los productos de las grandes marcas de lujo (perfumes, joyas, ropa…) y los de alta tecnología, son más baratos en comparación con España. Pero cuidado de no pasarse en las compras, ya que la legislación aduanera establece cuotas máximas por persona y por tipo de producto.

 

Gastronomía

Los más groumets encontrarán en Andorra un amplio abanico de especialidades culinarias. Los numerosos restaurantes del Principado, proponen menús con una variedad de platos que, por sus ingredientes y sabores, tienen una clara influencia francesa y en particular, de la cocina tradicional catalana. Uno de los rasgos más característicos de su gastronomía, es la mezcla de dos tipos de carne. Entre las especialidades locales destaca el civet de venado y de jabalí, que acompañan de setas o legumbres, el queso de tupi (fermentado en aguardiente), el filete de pato, el foie gras, el carpaccio de bacalao y de ternera, los pies de cerdo con alcaparras, las colas de gambas con habas y, como plato popular, las llamadas “rostes al mel”. Anímate y prueba la variedad de sabores de Andorra.

 

Lo dicho, todo un mundo en un pequeño país...

 

Por: Mónica Gomila 

Viatges Magon Team. 

Encuentra ofertas de vuelos
Adultos